domingo, 10 de septiembre de 2017

Valdivia



Por un rincón de mis raíces,
Por el camino de mis sueños
Ilumina un bosque helado
una costa embravecida.

Sabores ahumados
que viajan por la enredada vía
por puentes escondidos
que llevan a caminos perdidos
sin entradas ni salidas
ni vergüenzas ni tapujos.

Coronada por el oleaje
de lúpulo amargo y tentador
que se pasea en la competencia
que atrae a desconocidos
a enamorarse de Valdivia.                              
                                                                                     
Sentados en la plaza
anhelan un trozo de sol mezquino
que se filtra tímidamente
por la red de hojas sobre nuestro techo.

De libros y poemas
de teatro en invierno
de pintura sobre el río
de cine terror en el pueblo.

Y aunque en el futuro como en el pasado
fuese por desastre sacudida
aguanta elegantemente
como catedral mil veces renacida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario